El club Estudiantes, de la ciudad de La Plata, confirmó que ha recibido una demanda judicial de la marca deportiva Topper por un total de 13 millones de pesos.  La dirigencia de Estudiantes ya ha contestado, aunque el litigio no ha hecho más que comenzar.

Los responsables de Topper insisten en que Estudiantes, al firmar unilateralmente con Adidas, no respetó los términos del contrato que se vencía pero que marcaba que, ante cualquier oferta de un tercero, Topper tenía la posibilidad de igualarla y así continuar vistiendo al primer equipo del Pincha.

En medio de rumores, el club estudiantil informó sobre su pase a Adidas, a cambio de una suma estimada en 1.500.000 dólares por tres temporadas.  Topper presionó para extender su contrato, y por lo que dejó trascender, habría contraofertado 700.000 dólares por temporada.

En medio de este cuadro de situación, Estudiantes arregló con Adidas.  Pero Topper no se resignó, y en las últimas horas se conoció que hizo una presentación por 13.000.000 de pesos a la que la secretaría 39 del juzgado en lo comercial 20 le dio curso.  Lo que expuso por este medio es que por la forma en que se desarrollaron los hechos perdió la posibilidad de vender un stock de ropa confeccionada.

No es la primera vez que una marca deportiva mantiene un conflicto con un club de fútbol, pero es la primera vez en los últimos años que los involucrados se cuentan entre los principales actores del mercado.